Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide

Casa en Aiguablava

Localización
Aiguablava – Begur
(Baix Empordà)

Proyecto
julio 2018 – marzo 2019

Obra
2020

Superficie
250 m2

En esta casa en Aiguablava conseguimos que tenga solo la apariencia de un único volumen horizontal y de una sola planta, simplemente apoyado en la pendiente natural del terreno, evitando así el impacto que tendría una casa de tres plantas aparentes, de forma que la casa se integra mejor en su entorno inmediato.

En contacto con la calle, un muro de contención con un acabado oscuro define un basamento, donde se integra discretamente el acceso en la casa. Sobre este basamento tendremos la aparente continuidad del terreno en pendiente, definiéndose como una franja de vegetación autóctona que esconderá bajo esta cubierta vegetal la construcción necesaria para comunicar con el nivel superior.

El volumen aparente se posiciona aproximándose lo más adelante posible hacia la calle, para liberar el máximo de espacio posible en el lado sur donde habrá el jardín de la casa, de este modo se resuelve hábilmente la dicotomía entre disfrutar de unas magníficas vistas mirando hacia el norte y de un jardín soleado en el costado sur.

Los espacios principales de la casa se definen como un ámbito porcheado en el centro del volumen principal, por lo tanto, un espacio pasante que comunica el jardín con las vistas hacia la punta de Aiguablava. La casa acontece un encuadre de las vistas y un ámbito de relación con el jardín soleado. La disposición simétrica de la casa pretende destacar este vacío central, que será el nexo de unión entre las calidades del lugar.

Esta voluntad de comunicar un lado con el otro se hace explícita consiguiendo que los cierres desaparezcan totalmente. Tanto los elementos de protección como los ventanales, ambos correderos, se esconden a cada lado y permiten que en el espacio central se desdibuje el límite entre el interior y el exterior, reforzando la comunicación fluida entre el jardín y las vistas.

Los elementos correderos de caña de bambú nos permitirán proteger el espacio interior y configurarlo de diferentes maneras aportando un juego de transparencias y sombras que calificarán el espacio interior y su relación con el exterior. La fachada puede cambiar radicalmente su aspecto, ya que puede estar totalmente cerrada por los elementos de caña de bambú, definiendo una superficie continúa y homogénea con una interesante materialidad, o puede estar totalmente abierta, mostrando la transparencia y continuidad entre los dos lados.

La casa muestra de forma clara y evidente el aspecto natural de sus materiales. El relieve y la irregularidad e imperfección de las cañas aportan unas calidades que se han traducido también en el esgrafiado en relieve del revestimiento de mortero de cal de la fachada. Esta lógica de materialidad se completa con los pavimentos de hormigón y los mobiliarios de madera de roble que se muestran tal como son, consiguiendo un ambiente interior reposado y acogedor.

La casa consigue desdibujar los límites entre el interior y el exterior, generando una continuidad que fluye entre el jardín soleado y las magníficas vistas hacia el mar recortado por el perfil rocoso de Aiguablava. Define un ámbito protegido, pero muy bien relacionado con el entorno inmediato, donde encontramos el confort y la calidez del contacto con unos materiales sinceros y naturales.

Colaboraciones 
Alison Cruz y Marta Gaset (arquitectas)
Sandra Boada (arquitecta técnica)
Barcelona Structural Engineering – Jordi Payola (estructura)
ENGICO2EN – Jordi Manich (instalaciones)
José Hevia (fotografía)

Altres projectes